Santiago de Compostela, La Coruña, España

Recuerdos.

Hoy te escribo desde mi cama. Llena de recuerdos, sensaciones, caricias, lágrimas e ilusiones. 

Mire a donde mire todo me recuerda a ti. Las fotos en la pared, las sábanas, esas que nos daban la intimidad y la confianza para hacer mil locuras juntos. Las que te tapaban cuando tenias frío mientras yo te abrazaba lo más fuerte que podía. 
Hoy me he levantado triste, triste porque una parte de mi, quiere volver a verte mientras que la otra, me dice que siga adelante. Triste porque recuerdo todos y cada uno de los momentos en los que soñábamos despiertos, uno al lado de otro, planeando mil futuros posibles, o al menos, eso creíamos. Triste porque te empiezo a olvidar, y no, no es fácil ver como vuelve el miedo mientras conozco a otra persona, no es fácil pensar en ti, mientras beso otros labios. Pero sobre todo, no es fácil porque pienso que lo que nos pasó, volverá a ocurrir pero ahora, será otro el que ocupe tu lugar, el que me acurruque con las sábanas, el que me de besos en el cuello y me vuelva loca, el que se siente a mi lado y me haga sentirme especial, el que consiga que me olvide de todo lo que hay a nuestro alrededor y solamente me importe él. Tengo miedo a sufrir, a que esta vez me duela incluso más que la anterior. Tengo miedo a enamorarme, pero ahora más de lo que lo estuve por ti, y de que todo se vuelva a torcer. Tengo miedo de querer tanto, que me olvide de mi misma. Tengo miedo a depender de esa persona, otra vez. 

Solo quiero que sepas que "Te quise, Te quiero y Te Querré" pero ahora es otro el que ha conseguido juntar esas piezas del puzzle roto que dejaste, y es él quien hace lo imposible por buscar esas piezas y decirme que no dejará que se rompa otra vez. Quería decirte que no te odio, porque odiar es un sentimiento muy fuerte, pero lo que no supiste valorar en ese momento, ahora es otro el que está haciéndolo. Espero que no te duelan estas palabras, o quizás si, pero quiero que sepas, que se terminó. Se terminó el echarte de menos, el mojar la almohada recordándote, el dormir poco, el ponerme triste al ver las fotos... Ahora, ahora empiezo a ser feliz. "Nunca dejes de sonreír, porque nunca sabes quien se puede enamorar de tu sonrisa"

Santiago de Compostela, La Coruña, España

Quédate.

Dime que también te sucede lo mismo que a mi, que los nervios se apoderan de ti al verme, que sientes como tus manos encajan a la perfección con las mías o que el estómago se te alborota y el corazón late lleno de ese sentimiento que es casi imposible describir. Dime si también se te ponen los ojos brillosos cuando discutimos, que se te eriza la piel cuando te doy un beso, que no controlas tus labios pues siempre tienen mi nombre. Dime que me piensas día y noche y aún así te faltan horas para estar conmigo, que sueñas despierta o dormida mil maneras de pasar el tiempo juntos. Dime que retumba tu alma cada vez que lees esas palabras que solamente te dedico a ti.

Recuérdame que esto no es una fantasía y dime cómo te desordeno hasta el pensar.

Dime todo eso, pero primero, prométeme que no te irás corriendo a la primera de cambio ni a la segunda. Que te quedarás fisica o mentalmente, llueva o haga sol. Pero Quédate.


Santiago de Compostela, La Coruña, España

Ilusiones equivocadas.

Por un instante creí que serías tú la persona que hacía mucho me hubiese gustado encontrar pero una vez más estaba usando al corazón como abogado, juez y verdugo dejando a la razón de lado. Llevaba tiempo pensando que era demasiada casualidad para ser verdad, que las cosas así no suelen aparecer y quedarse durante mucho tiempo, efímero, esa es la palabra. Una vez más me dejé llevar por lo que mi corazón sentía al verte sin hacerle caso a lo que mi cabeza me susurraba. Tal vez la culpa sea mía, por llenarme de ilusiones vacías de significado o quizás por soñar incluso estando despierto. No te voy a mentir y te diré que me ha dolido todo lo que ha pasado puesto que en ningún momento me esperaba esas palabras que rozaban el desprecio mezclado con un toque de indiferencia. En la gran mayoría de situaciones diría que cuando algo termina hay un culpable, pero en este caso no existe ninguno ya que no quisiste empezar nada tan siquiera. Te agradezco las tardes huyendo del sol, buscando la sombra para poder mirarnos y besarnos. Te agradezco los paseos interminables donde el tiempo jugaba en nuestra contra, las miradas que creía llevaban más significado que un simple "Me gustas", los mensajes de "Buenos días" y de "Buenas noches", que eran la forma perfecta para empezar el día con una sonrisa. Gracias por todo.

Ahora que te he conocido y te aseguro que desde el cariño puedo decirte las cosas que desde mi humilde opinión tendrías que intentar mejorar.

Vuelve a ser aquella persona cariñosa, alegre, romántica, sensible y risueña. Vuelve una vez más a ser la persona que te hubiese gustado ser y no la que te han impuesto que seas. No dejes que nadie cambie de nuevo a esa mujer que cualquier hombre se volvería loco por tener, puesto que ya eras perfecta antes.
Ama, encuentra a la persona que de verdad llene ese corazón y ama, pero recuerda buscar a alguien que te ayude a ser mejor persona día a día y que te ayude a llegar a esos adjetivos que te marcaba arriba, pues encontrar a alguien que te los quite hoy en día, es muy fácil.

Gracias por todo y te deseo lo mejor.
Te confieso que.... Diseñado por Mi.