Santiago de Compostela, La Coruña, España

Te robaré mil besos y de recompensa te pediré mil más.

Te robaré mil besos...

Acércate, donde tus labios y los míos puedan hablar sin necesidad de tocarse. Siéntate a mi lado, donde pueda observar cada detalle de tu cuerpo. A esa distancia a la cual pueda pasarme el día y la noche recorriendo cada centímetro de tus cuerpo, contando esos lunares preciosos que parecen haber sido colocados a propósito. Acariciando cada relieve de tu cuerpo, despacio y con esa delicadeza que me has enseñado a tener. Ven, aún más cerca para así poder decirte al oído todo lo que me haces sentir con tan solo una mirada pero, acércate, para poder perderme una vez más en esos ojos grises tan profundos que aun no he descubierto su final. Quizás sea porque son demasiados bonitos para buscar uno, o porque después de 3 segundos mirándolos acabo dándote un beso y sonriendo como un niño pequeño. Acércate, dame la mano, porque prometo no soltarte nunca y si tropiezas, no tengas miedo, porque estaré a tu lado extendiendo mi brazo y ayudándote para que te levantes con más fuerza. Ven, pero está vez no sonrías al verme porque sabemos que cuando lo haces, el final siempre termina siendo ese beso que precede a la sonrisa. Acércate porque quiero explicarte que a veces las promesas se cumplen y que soñar no es malo. Ven, ven a mi lado una vez más y hagámonos ese selfie en el cual siempre saldré poniendo alguna cara graciosa porque lo bonito de la foto, siempre serás tú. Pero no te separes, por favor. Quédate cerca, porque aunque no pueda prometerte la luna, si te prometo verla a tu lado todas y cada una de las noches que no queden. Ven, no te vayas, porque ya es difícil encontrar a alguien que te quiera de verdad como para dejarlo escapar.

Así que ven, porque... Te robaré mil besos y de recompensa te pediré mil más.
Te confieso que.... Diseñado por Mi.