Santiago de Compostela, La Coruña, España

Te encontré.

Nunca pensé encontrarte. La verdad es, que ni siquiera te buscaba.
Tampoco recuerdo el momento exacto en el cual se cruzaron nuestros caminos pero quería darte las gracias.
Gracias por construir un mundo paralelo de alegría, dibujando un día soleado incluso cuando llueve y hace frío. Gracias por enseñarme el valor de una sonrisa, de una mirada e incluso de un beso. Gracias por enseñarme que incluso un mal día, se convierte en algo bonito a tu lado. Gracias por cada abrazo que me das, porque consigues que me sienta la persona más segura del mundo. Gracias por haberte fijado en mi, una persona como otra cualquiera pero que, aun sin tener ningun motivo para hacerlo, te paraste frente a mi y has conseguido que desde ese día mi sonrisa quede permanente en mi rostro. Gracias por esa hermosa sinfonía que suena al rozar mis labios con los tuyos. Gracias por dejarme ver el mundo desde tus ojos marrones y descubrir el valor de un "Me gustas" o de un "Te quiero". Gracias por alejar a todos esos fantasmas que llevaban tiempo apoderándose de mi mente. Gracias.

¿Acaso no sería un estúpido si no te hiciese sonreír? Y es que, tienes tanta vida en tu sonrisa que es imposible no saltar a ese cielo azul que me prometen tus labios.
¿Acaso no sería un estúpido si te dejase ir? Y es que sonrío más desde que te conozco, quizás sea porque gracias a ti he aprendido a dejar de buscar algo imposible, porque quizás lo imposible me haya encontrado a mi primero.

¿Acaso no sería un estúpido si no quisiese estar a tú lado? Y es que, siempre pensé que a eso que le llamamos amor es un sueño inalcanzable, de esos que se esfuman en cuanto abres los ojos, dejando ese regusto a felicidad que no pudiste conservar al abrirlos.

Y es que, solo quiero que sepas que sería un idiota si....
Te confieso que.... Diseñado por Mi.