Santiago de Compostela, La Coruña, España

Te deseo lo mejor.


Llegaste para romper todos mis esquemas y te fuiste, rompiéndome así lo que un día juraste cuidar. Aquellas promesas ahora sin peso, que se desvanecieron en la primera brisa de la madrugada. Aquellos detalles que te hacían la persona más especial que había aparecido en mi vida ahora no eran más que recuerdos de lo que un día fuiste para mi. Recuerdo nuestra primera cita, donde tu sonrisa tuvo el papel principal para dejarle paso más adelante a esos ojos que me impedían apartar mi mirada de ellos, consiguiendo sumergirme en un mar de sentimientos, sueños y miedos. Miedos que tú te encargaste de eliminar. 
Llegaste para enseñarme lo que significaba querer a una persona sin conocerla, para explicarme que el amor no sigue esa circunferencia llena de números a la que llamamos reloj, sino que se basa en momentos. Viniste para abrirme los ojos y borrar todas esas preocupaciones que en aquel momento inundaban mi mente, impidiéndome avanzar. Llegaste y no sé ni como, ni porqué pero te doy las gracias por haberme elegido a mi. Aunque ahora mismo ya no sirva de nada, gracias por recordarme que las personas no son juguetes y sus sentimientos hay que cuidarlos. Te agradezco el enseñarme a sonreír de verdad, a sonreír con el alma desnuda y sin miedos. Llegaste cuando menos te esperaba y te fuiste cuando ya me había acostumbrado a ti. Pero gracias, porque hoy soy una mejor persona y eso, te lo debo a ti. Apareciste para explicarme que es más valioso un simple "Me gustas" o "Te quiero" que un anillo. Para enseñarme que cuando encuentras a alguien especial, no tienes que dejarlo ir, porque hoy en día ser bueno se considera una debilidad. Me enseñaste que un beso puede llegar a ser mucho más de lo que pensaba, que tus caricias eran una de las cosas que siempre había buscado y que aquellas palabras que me decías, susurrándome al oído o escribiéndolas en una carta para dejarla en la mesita de noche, era lo más bonito que jamás me habían dicho. 

Aunque ahora mismo ya no estés a mi lado, solo quería darte las gracias y desearte lo mejor que la vida pueda darte. No cometas los mismos errores que el resto de la gente y no cambies, porque personas buenas, buenas de verdad, quedan pocas.
Te confieso que.... Diseñado por Mi.